fbpx

Hola, soy Eva fundadora de esta marca de ropa de protección solar que, espero, dejes que te acompañe en los meses de verano a  ti y a tu familia. Quiero contarte mi historia para que comprendas el por qué nace este proyecto y el por qué es necesario el disfrute responsable del sol.

Diagnóstico: Alergia solar

Recuerdo tener menos de 18 años cuando un verano después de una ruta de varios días por la montaña, mis piernas se inflamaron y la piel se llenó de ronchas enormes, rojas y abultadas acompañadas de un dolor insoportable. Terminé en las urgencias de un pueblito que no recuerdo con las piernas vendadas y con un primer diagnóstico en esos años insólito: –Tiene alergia al sol, no se puede exponer a los rayos ultravioletas. – Yo: ¿Perdone, cómo dice?.

18 añitos, todo el día en short o en bikini y deseando lucir moreno como cualquier jovencita de los 80’s. Ese fue el comienzo de unos veranos de infierno, donde zonas de mi cuerpo se revelaban en cuanto me ponía al sol y cada año eran más numerosas: el escote, los brazos, los hombros, la tripa, los muslos, la cara! El tercer día de vacaciones lo pasaba tumbada en la cama como una paella, untada de cremas, tomando corticoides y sin que pudiera rozarme la ropa y llorando como una magdalena (sobre todo porque no podía estar morena). Aunque no me tumbara literalmente a tomar el sol, solo caminando, haciendo vida al aire libre… era suficiente para que la alergia no me perdonara y cada año reapareciera en mi piel con más violencia.

Pasaba cada verano por tratamientos varios, pastillas, cremas, rayos UVA, ¡sí rayos!. Hace años, los dermatólogos lo recetaban como medida preventiva (unos rayitos para acostumbrar la piel antes de las vacaciones) cosa que hace algunos años se ha descubierto que era una aberración y que los rayos UVA de cabina son cancerígenos. Están prohibidos en muchos países, asignatura pendiente todavía para el nuestro.

Me costó mucho acostumbrarme a esta dolencia, y sobre todo escuchar la coletilla cada vez que volvía del verano: –Uy ¿no te has ido de vacaciones?, estás blanca!–.

Cómo aprendí a protegerme del sol

Al final aprendí a tener mi piel blanca, a convivir con el sol y tomarle la medida. Hasta hace muy pocos años no ha existido la ropa de protección solar, ni siquiera las típicas camisetas de agua de deporte. Así que me vestía con mis propios inventos, fulares que acompañaba de mitones, sombreros, mangas largas… Aprendí mucho sobre tejidos, poniéndome una camiseta de algodón en la playa la alergia salía igual, descubrí que los tejidos naturales dejan pasar la radiación solar, y los kaftanes semitransparentes ya ni te cuento. Este es uno de los motivos por los cuales la ropa UPF está realizada en poliésteres, tienen una hilatura muy cerrada capaz de bloquearlos –no quiere decir que todos los poliéstres sean UPF–.

Zazou Cape®, la solución para disfrutar del sol

De toda esta experiencia nace la capa Zazou®, una prenda pensada y testeada perfecta para disfrutar del aire libre con la mayor protección y comodidad. La prenda que me hubiera gustado tener cuando mis hijos eran pequeños. Porque el mejor hábito que aprendí, fue no estar al sol entra las 12,00h y las 16,00h de la tarde, que es cuando los rayos uv alcanzan su máxima radiación. Puedes observarlo porque el sol está vertical con respecto a la tierra y no prolonga tu sombra. Ahí descubrí que la capa Zazou® es nuestra mejor aliada, porque puedes seguir disfrutando y haciendo vida al aire libre pero protegidos. La ropa de protección solar te proporciona protección segura y duradera, además evitas distribuir crema por todo el cuerpo durante todo el día.

Los hábitos que llevo practicando toda la vida conmigo y con mis hijos, hoy son los hábitos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a la población, porque los rayos ultravioletas causan cáncer de piel y envejecimiento cutáneo.

A día de hoy puedo decir que estoy feliz de no haber “tomado el sol” mi piel sin arrugas (a mi edad) lo agradece, y te digo de verdad que el mejor tratamiento antiarrugas es la protección solar. Y si, presumo diciendo que aparento 10 años menos, y te puedo asegurar que ha sido por no pasar mis veranos “vuelta y vuelta”.

La alergia que me diagnosticaron, se llama EPL, Erupción  Polimórfica Lumínica y afecta a una de cada seis mujeres en Europa. No es grave pero sí muy muy molesta y una vez que aparece, puede tardar días en desaparecer. Cada año aparecen más casos. El sol cada vez es más dañino y ya es una evidencia científica que el daño que provoca en nuestra piel no solo es irreparable, sino que va sumando cada verano.

Es absolutamente imprescindible proteger a los pequeños porque una quemadura en la infancia es un posible melanoma en el futuro. Esto tristemente también es una evidencia científica.

Cada año se detectan mas de 7000 casos nuevos de melanoma en España, cada vez en gente más joven, y el 90% de los casos se podrían evitar con una buena educación solar.

Me encantaría que te quedaras por aquí, y si te suscribes a la newsletter te llegará el próximo post así no te lo perderás y podremos seguir charlando sobre mejorar nuestra salud y la de los nuestros.

Te deseo un feliz y protegido verano.

Eva
Fundadora de From Sun With Love

En la foto: Con mi hijo mayor en 2009, la única opción que encontrabas de protección solar: camisetas de agua o bañadores. Pero a lo largo del día, la mayor parte del tiempo, no estamos dentro del agua, ¿cómo nos protegemos entonces? ¿Aplicas cada dos horas exactas protector solar por todo el cuerpo en la cantidad recomendada? La solución es From Sun With Love prendas UPF para disfrutar al sol.