fbpx

Nos encanta el sol 

Nuestros momentos de ocio en la mayor parte de nuestras vidas se hace al aire libre.

Pasamos largas horas haciendo diferentes actividades y nos gusta dejar a los pequeños disfrutar bajo el sol. Pero la radiación en exceso y a determinadas horas del día es muy dañina. La piel de un niño puede quemarse en 10 minutos incluso estando nublado. Estas quemaduras repetidas en la infancia, pueden ser un melanoma en el futuro. Además de aparecer miles de nuevos casos anuales de cáncer de piel, el 90% del envejecimiento de nuestra piel lo provoca el sol.

 

 

La protección más eficaz

La ropa UPF es la única opción de permanecer en el sol de manera segura.

No hace falta esconderse en la sombra u obligar a los niños a permanecer inmóviles debajo de una sombrilla. Como nos dice la Organización Mundial de la Salud: “la ropa es la forma más eficaz de protección solar. Es nuestra primera línea de defensa contra los dañinos rayos ultravioletas”. Usar prendas UPF sobre todo en las horas centrales del día, cuando la radiación es dañina, nos proporciona una protección 99% efectiva.

La mayoría de tejidos que usamos en nuestras ropas dejan pasar los rayos UV entre sus fibras, para que esto no ocurra el textil debe cumplir unas características de composición y estructura del tejido. El entramado de las fibras debe ser lo suficientemente tupida para ofrecer resistencia al paso del sol. La calificación UPF Ultraviolet Protection Factor, indica la cantidad de radiación que bloquea la prenda.

La máxima calificación es UPF 50+ significa que bloquea más del 98% de los rayos UVA y UVB. La técnica que se utiliza para añadir esta protección a los tejidos varía dependiendo del fabricante, puede ser desde baños químicos a añadir capas con partículas cerámicas para la absorción de la radiación.

.

Sin químicos

Nuestros tejidos no llevan aplicación de tratamientos químicos, ofrecen su protección natural intrínseca en la forma en que está tejido.

Esta protección no se va con los lavados ni con el uso de la prenda. Ha sido testado y certificado en laboratorio mediante el más estricto protocolo en cuanto a protección solar por la AATCC (Asociación Americana de Químicos y Coloristas Textiles). El resultado es una categoría de etiquetado de UPF 50+ Excellent UV protection.

El uso de cremas solares cómo única medida protectora está desaconsejada, ya que es muchísima la cantidad de crema que hay que aplicar, y la inmensa mayoría de la gente no cumple esta premisa, ni la cantidad, ni las reposiciones indicadas cada dos horas. Esta es una de las infinitas ventajas de la ropa UPF, nos proporciona un ahorro sustanciable al reducir considerablemente la cantidad de crema que utilizamos. Además es una protección limpia, ecológica y sin ningún químico o tóxico, como algunas fuentes aseguran que pueden llegar a ser algunas cremas tanto para la piel como para los fondos marinos.

La protección solar perfecta es aquella que combina la ropa UPF con el resto de elementos de que disponemos:
gorro para proteger rostro y cabeza, gafas de sol y crema para las zonas expuestas.

FSWL se alinea con los objetivos de Desarrollo Sostenible elaborados por la ONU.

Cumplimos responsablemente los objetivos de nuestro sector:

3 - salud y promoción del bienestar;
8 - economía sostenible y empleo decente;
12 - consumo y producción responsable;
13 - medidas para combatir el cambio climático.

@2020 From Sun With Love